Kassel: la ciudad del palacio

Visité Kassel el 18 de agosto de 2013.

Después de visitar Wolfsburg y gracias a la facilidad para viajar en Alemania nos propusimos invertir un día para visitar Kassel. Debo confesar que hasta antes de este viaje jamás había escuchado de esta ciudad. Probablemente si no fuese porque Göttingen está a tan sólo 40 minutos jamás me hubiese enterado de su existencia.

Resulta que Kassel es la tercer ciudad más importante de Hessen, mismo Estado en donde está ubicada la capital: Frankfurt. Tiene casi 200 mil habitantes -increíble cómo a esto le llaman una ciudad grande acá- y su historia acumula ya más de mil años.

Es una ciudad muy conocida -al parecer menos por mí- gracias a los hermanos Grimm, pues fue aquí en donde vivieron y escribieron su famosa compilación de cuentos (que incluye Blancanieves, Rapunzel, Cenicienta, entre otros). Aquí mismo está ubicado el museo dedicado a su vida, mas por decisión unánime no lo visitamos y decidimos utilizar nuestro tiempo visitando el palacio.

El palacio de lejos
El palacio de lejos

En una de las tantas colinas alrededor de Kassel está ubicado el Bergpark Wilhemshöhe, un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y en donde destaca el palacio Schloss Wilhemshöhe. El Bergpark es un bosque enorme en donde hay distintas construcciones que podrían incluso ser confundidas con castillos, pero realmente sólo son aditamentos que adornan los alrededores del palacio (algo así como en Versailles).

Alrededores del parque
Alrededores del parque

Desafortunadamente no nos tocó un buen clima, pero eso no evitó que hicieramos la caminata eterna para llegar hasta el monumento dedicado a Hércules (sale en la foto principal de esta entrada), que en mi muy personal opinión fue mi parte favorita del complejo. Tiene una fuente enorme que cada cierta cantidad de tiempo se enciende y permite disfrutar de un bonito show.

Me parece increíble que dentro de ciudades existan y se conserven parques tan enormes y tan valiosos como éste. Me recordó al Bosque de Chapultepec, sólo que sin el millón de vendedores ambulantes que invaden y devalúan la apreciación del lugar.

Gran parte del turismo en Alemania incluye la visita a castillos, fortificaciones y construcciones antiguas, y Kassel debería de estar en todas las listas de destinos de los turistas que como yo disfrutan de este tipo de inmersión cultural.

Deja un comentario